Blog

Facturaciones

Nuevos usos de la factura electrónica: Devolución inmediata del IVA ¿Cuándo, Cómo y Dónde?

Sergio Herrera Mundo

7 junio, 2021

A partir de mayo del 2004, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) aprobó la facturación electrónica como un esquema de comprobación fiscal.

Se han experimentado grandes cambios y beneficios para quien la recibe y para quien la genera, incluso para el medio ambiente, ya que al no recibir facturas impresas, impresas, se está evitando desperdiciar hojas que en ocasiones no cumplían ninguna función y la reducción de uso de papel es considerada una buena práctica que ayuda a cuidar el medio ambiente y reducir la rápida deforestación y contaminación.

Actualmente se consumen más de 20 millones de árboles para imprimir libros, y alrededor de 95 millones de árboles para producir diarios cada año. Es por esto que el recibir la factura de manera digital en nuestro correo electrónico es una manera de respaldar la compra o adquisición realizada sin la necesidad de tenerla impresa, ya que al generase dicho comprobante el SAT de inmediato recibe una copia que avala la transacción cumpliendo con la actividad fiscal.

Por otro lado, la versión 3.3 de los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI), también ha facilitado la obligación de las empresas y negocios que deben emitir facturas a sus clientes bajo la contratación de Proveedores Autorizados de Certificación (PAC). Con la llegada de la factura electrónica y la era digital, estos negocios pueden adquirir los servicios de los PAC quienes brindan soluciones a la medida y que se encargan de generar dichas facturas y XML apegándose a la regulación vigente presentada y actualizada por el SAT.

Ahora bien, el usuario final también se ha beneficiado de este proceso, en primer lugar, le resulta de mayor utilidad recibir y tener sus facturas en su correo electrónico, así cualquier aclaración que deba hacer le será más conveniente
recurrir a su celular o computadora que a una hoja en físico, la cual es más probable que se extravíe y/o traspapele.

En segundo lugar, el beneficio más grande es la devolución inmediata del IVA.

A muchas personas se les dificulta el momento de hacer las famosas declaraciones anuales, las cuales llegan a ser preocupantes por tener que declarar cuales fueron tus gastos, ahorros y compras en un tiempo determinado y que esa información cuadre con los ingresos que reciben de manera recurrente.

La factura electrónica ha sido un aliado importante para cumplir con las obligaciones como contribuyentes.

 

¿Cómo?

Es muy sencillo, las facturas que se generan y se reporta el Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA), es el impuesto que se cobra a todo contribuyente de manera indirecta y las empresas al final pagan al gobierno. Sin embargo, como sucede con el ISR (Impuesto Sobre la Renta), al final el SAT hace un balance de las retenciones hechas durante el ejercicio y reportadas por la empresa que nos representa al laborar. En algunos casos puede existir un saldo a favor y el contribuyente tiene el derecho de poder solicitar dicha cantidad a través de un reembolso o depósito a su cuenta bancaria, el pago deberá efectuarse en un plazo de 10 a 40 días hábiles.

En conclusión, la factura electrónica y la “nueva” metodología para cumplir con nuestras obligaciones fiscales es un hecho y como ciudadanos tenemos el derecho, pero también la obligación de cumplir con la normatividad y regulación fiscal, pero a su vez, avanzar juntos en la tecnología y la llamada era digital beneficiándonos de aquellos elementos que simplifican los trámites cotidianos.